Saltar al contenido

Mictlán: lugar de los muertos

El Mictlán, el sitio mitológico de la cosmovisión mexica

Alguna vez escuchaste, que trataras bien a tu perro porque éste te iba a ayudar a cruzar el río durante tu viaje después de la muerte?.
Pues bien, esta es una creencia basada en la cosmovisión mexica sobre nuestro destino después de la muerte: Mictlán lugar de los muertos«) y el primer nivel de éste: El Apanohuaia, «el lugar de los perros».

El Mictlán era el sitio mitológico del más allá que consistía en nueve planos extendidos bajo la tierra y orientados hacia el Norte. A éste lugar viajaban todas las almas que habían muerto por causas naturales y su viaje duraba 4 años.
El trayecto es espectacular, retador, lúgubre y terrorífico, quizá como una manera de ganarse “el eterno descanso”; una especie de purificación, aunque debemos de recordar que para los mexicas no hay infierno o castigo para la vida que uno ha llevado, la justicia está en manos de los gobernantes.

Los nueve planos del Mictlán

Primer nivel: APANOHUAIA

También llamado Itzcuintlan o “lugar de perros”, aquí el viajero descubrirá que más valiera ser amigo de un perro en vida, de haberle cuidado bien y haberse ganado su confianza, pues aquel que no entendió el propósito del perro quedará varado durante el viaje. Pues en aquella región hay un gran río que solo se puede cruzar con ayuda de ellos.


Segundo Nivel: TEPECTLI MONAMICTLAN

El “lugar de los cerros que se juntan”. En este nivel existen dos cerros que se juntan, chocando entre sí de manera continua. Los muertos, por lo tanto, deben buscar el momento oportuno para cruzarlos sin ser triturados.


Tercer Nivel: IZTEPETL

En este lugar se encuentra un cerro cubierto de filosísimos pedernales que desgarran los cadáveres de los muertos cuando estos tienen que escalarlos.


Cuarto Nivel: ITZEHECAYAN

El “lugar del viento de obsidiana”, donde soplan los vienteos de invierno, vientos que arrecian , aullando, fuertes e incontrolables, quitando de toda prenda y pertenencias del viajero.


Quinto Nivel: PANIECATACOYAN

“El lugar donde la gente vuela como banderas”. Donde los muertos pierden la gravedad y estan a merced de los vientos, que los arrastran hasta que finalmente son liberados para pasar al nivel siguiente.


Sexto Nivel: TIMIMINALOAYAN

“El lugar donde la gente es flechada”. Aquí existe un extenso sendero a cuyos lados, manos invisibles enviaban puntiagudas flechas (perdidas durante las batallas) para acribillar a los cadáveres de los muertos que lo atravesaban.


Séptimo Nivel: TEOCOYOHUEHUALOYAN

Aquí los jaguares abrían el pecho del muerto para comerse su corazón.


Octavo Nivel: IZMICTLAN APOCHCALOLCA

En esta “laguna de aguas negras” (Apanhuiayo), el muerto terminaba de descarnar y su tonalli (su alma), se liberaba completamente del cuerpo.


Noveno Nivel: CHICONAHUALOYÁN

Lugar de las 9 aguas. Donde hay rios que guardan misterios. La última etapa del viaje se realiza dentro de ellos. En los 9 ríos el viajero recordará su existir, su vida, lo duro de batallar día a día, verá la travesía de los otros viajeros y cuan difícil es el camino de los muertos y los vivos. Ahí aprenderá a actuar sin duda y que la importancia de los deseos vanos en vida era ilusoria, el mundo se tornará claro, revelando sus secretos, en la niebla verá a las personas que lo rodearon en vida, así como la importancia que tuvieron en la misma. Y en el último río de consciencia, su ser se volverá uno, dentro y fuera de sí mismo, pues sólo cuando se está completo se puede llegar al señor del Mictlán. El viaje se completa en el momento en que las nieblas se diluyen, en ése instante se llega a la instancia del señor y señora del Mictlan.


El viajero entonces sin rastro alguno de carne o humanidad, ofrenda cuanto regalos le quedan, ofrece su espíritu, su experiencia, su vida en el mundo de los vivos, su viaje en el mundo de los muertos. Entonces, en agradecimiento, lo devoran y es así como el alma (tonali) se diluye y desaparece en la eternidad…


Fuente: El Diario Mixteca