Saltar al contenido

El Murciélago y La Mujer

Leyenda Cofán:El Murciélago y La Mujer

Hace muchos años, un murciélago había enamorado a una muchacha. La gente de aquel tiempo les decían: -Dios no creó a los murciélagos. Sino que en esos días había una mujer que no quería casarse y vivía como virgen. Todas las noches, soñaba la muchacha al joven que era el murciélago. El joven era muy simpático y fuerte y ella, como soñaba todas las noches, se enamoró porque sabía que el sueño era realidad.

De repente, se acercó el muchacho a ella. Entonces, ella habló personalmente con él. Durante aquellos días, las mujeres preparaban chicha o bebida para las fiestas. En los días de las fiestas se reunía mucha gente a la casa de aquella mujer. El novio de la mujer no podía visitarla durante el día, sino que entraba la noche, porque los murciélagos no vuelan durante el día.

El muchacho estaba junto con su novia en las noches de fiestas y bailaba con ella. No le gustaba la luz y bailaba en las sombras. Cuando bailaba con la mujer le decía:

-¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!
Mi nariz es muy chistosa. Así hablaba porque él tenía vergüenza de su naríz.

Entonces los otros jóvenes le decían:
-Cuñado, ven a sentarte aquí en la luz. No debes sentarte en la sombra, ven acá. Aquí está tu novia, le decía ellos.
-Nooo, cuñados, tengo vergüenza. Respondió el muchacho.
-¿Qué te pasa cuñado? ¿Por qué tienes vergüenza? No eres un murciélago para estar en la sombra.

Los jóvenes no se daban cuenta que su cuñado era un murciélago. Entonces, ese rato, se desapareció y voló de ahí y salió de esa casa. Entonces, la mujer quedó sola esa noche, y al otro día dio a luz, porque ella estaba encinta. Entonces, como mil murciélagos nacieron de ella y en seguida se fueron volando a vivir en las cuevas, y en las noches regresaban a las casa y picaban a la gente.

Leyenda tomada del texto: “El Murciélago y La Mujer y otras Leyendas Cofanes”. ABYA-YALA.