Saltar al contenido

Huitzil, el ave que zumba.

Huitzil, el ave que zumba.

El huitzil (colibrí) fue observado por nuestros ancestros, su naturaleza causó admiración y constituyó un gran ejemplo a seguir. Tanto fue así que terminó dándole nombre a una de las principales filosofías, la filosofía Huiztilopochtli que significa colibrí sureño, o colibrí izquierdo. Siendo Huitzilopochtli el símbolo de la fuerza de voluntad, el camino a la impecabilidad, el camino del guerrero en su batalla florida.

Huitzilopochtli nos dice que el cuerpo es un reflejo del alma, y esta es eterna e indestructible. Es la fuerza de voluntad la que nos ayudará a vencer al enemigo más poderoso que tenemos, Necoc Yaotl, el guerrero de si mismo.

Nosotros somos nuestro peor enemigo. Nuetras armas para luchar contra él son flor y canto, apoyados en nuestra fuerza de voluntad para ser impecables, con la energía de nuestro corazón.

El órgano más grande que tiene un colibrí es el corazón, fuente de la voluntad.

Es capaz de hibernar durante 40 días, llegando a parecer un animal muerto. Es la voluntad de su ser la que le despierta y le vuelve a la vida. Por eso representa la voluntad y la resurrección, como un regalo divino a los seres humanos.

El colibrí es la única ave capaz de volar en cualquier dirección y sentido que desee, puede volar en el mismo sitio sin desplazarse, puede volar con la panza hacia el cielo, cambiar de dirección y sentido en fracciones de segundo y desplazarse grandes distancias en sus migraciones anuales. Dilata su percepción del tiempo, capaz de mover sus alas 55 veces por segundo mientras está quieto, 61 veces por segundo cuando se mueve hacia atrás y 75 cuando va hacia adelante.
Y todo sólo con la energía que le otorga el néctar de las flores. Una gran demostración de voluntad en un ave del tamaño de un insecto. Sus proezas son reflejo de su alma, de su voluntad.

Huitzil ¿Un Dios?, para nada. Simplemente la voluntad y fuerza que inspiraron a una gran civilización a llevar su voluntad hasta donde su corazón les permitió. Una de las grandes enseñanzas que día a día nos da la naturaleza mira tu entorno, es ahí donde está la verdadera sabiduría.

Que tu sol sea muy brillante !!
tiahui mexica ometeotl !! ~Magdaleno Salazar