Saltar al contenido

Cocay

La Leyenda Maya de la Luciernaga

Quizás alguna noche en el campo, has visto una chispa de luz que brilla y se mueve de lado a lado; luz que produce la cocay, que es el nombre dado a la luciérnaga maya.

Esta es la historia que cuentan sobre como a este animalito se le encendió la luz:

Había una vez un ser querido por todas las personas del Mayab*, porque era el único que podía curar todas las enfermedades. Cuando los pacientes rogaban que los aliviara, sacaba una piedra verde de su morral; Luego la tomaba entre sus manos y con susurrar algunas palabras, eso era suficiente para curar cualquier daño.

Pero una mañana, este ser salió a caminar al bosque; se recostaba allí un rato y se entretenía horas para contemplar los cantos de los pájaros. De repente, las nubes oscuras se apoderaron del cielo y comenzó a caer una gran lluvia. El Ser se levantó y corrió a refugiarse de la lluvia, pero de tanta prisa, no se dio cuenta de que su piedra verde se había perdido. Al llegar a casa, una mujer lo esperaba pidiéndole que sanara a su hijo, el Ser al sacar una piedra de su morralito y vio que su piedra no estaba. Muy preocupado, quería ir a buscarlo, pero pensó que le tomaría demasiado tiempo encontrarlo, así que convocó a varios animales del Mayab.

Pronto llegaron los ciervos, las liebres, los buitres y la cocay,. Muy serio, el Señor dijo:

Necesito de su ayuda; Perdí mi piedra verde en la jungla y sin ella no puedo curar. Ustedes conocen mejor que nadie: caminos, cuevas y rincones de la jungla; De ahí que les pido que vayan en busca de mi piedra, quien la encuentre será bien recompensado.

Ante estas últimas palabras, los animales corrieron en busca de la piedra verde. Mientras tanto, la cocay, que era un insecto muy comprometido, volaba lentamente y se preguntaba una y otra vez:

¿Dónde estará la piedra? Tengo que encontrarla, solo para que el Señor vuelva a sanar con ella.

Y aunque la cocay fue desde el principio quien se hizo cargo de la búsqueda, el venado encontró primero la piedra. Al verla tan agradable, no lo compartiría con nadie y se lo tragó.

Aquí no la encontrará nadie. A partir de hoy, yo los sanaré y los pacientes deberán pagarme por sanarlos.«

Pero mientras pensaba esas palabras, el venado cayó enfermo; Le dio un dolor de barriga tan fuerte que tuvo que vomitar la piedra; Luego huyó asustado.

Mientras tanto, la cocay seguía su búsqueda través de la jungla. Él entraba en los huecos más pequeños, revisaba cada rincón y las hojas de las plantas. No hablaba con nadie, solo pensaba para si mismo en cuál sería el lugar donde se encontraba la piedra verde.

En ese momento, los animales que emprendieron la búsqueda ya se habían cansado. El zopilote estaba volando demasiado alto y no podía ver el suelo, la liebre corría muy rápido y el ciervo ya no quería la piedra; bueno, hubo un momento en que la única que quedaba en la cocay.

Un día, después de meditar durante horas sobre el paradero de la piedra, cocay sintió una chispa de luz en su cabeza:

¡Yo sé donde está! Gritó alegremente, porque había visto en su mente el lugar donde estaba la piedra. Inmediatamente voló hacia allí y, aunque al principio no se dio cuenta, sintió que una luz salía de su cuerpo y la iluminaba. Pronto encontró la piedra y pronto se la llevó a su dueño.

Señor, busqué en cada rincón del bosque y finalmente hoy encontré tu piedra. Le dijo cocay encantada, mientras su cuerpo continuaba emanando luz.

Gracias cocay -Respondió el Señor- Veo que tú mismo has logrado una recompensa. Esa luz que sale de ti representa la nobleza de tus sentimientos y tu brillante inteligencia. A partir de hoy te acompañará siempre para guiarte la vida.

La cocay se despidió e iba muy feliz de platicarle a los animales lo que había sucedido.

Todos lo felicitaron por su nuevo regalo, excepto la liebre, que tenía envidia de su luz. Esa chispa se vería mejor en mi -pensó- ¿lo pondría en un collar? Pensó la liebre.

Por lo tanto, para lograr su deseo, esperó a que se despidiera y comenzó a seguirlo en la montaña. Lo siguió hasta el monte. “Enséñame tu luz”, le grito; la cocay detuvo su vuelo y la liebre le saltó encima.  La cocay quedó aplastada y casi no podía respirar cuando la liebre empezó a saltar de un lado a otro; creía que cocay se había escapado.

La cocay comenzó a volar rápidamente para esconderse de la liebre. Luego voló lentamente y se posó en la frente de la liebre, mientras brillaba, la liebre sufrió un susto terrible, porque creía que había sido alcanzado por un rayo en la cabeza y por más que intentaba, no pudo extinguir el fuego, ya que la cocay era quien estaba volando sobre él.

En eso, llegó a un cenote y, desesperada la liebre, pensó que era mejor saltar al agua, para evitar quemarse la cabeza. Pero cuando saltó, la cocay se alejó volando desde la cima y rió de buena gana.

Desde entonces, todos los animales respetan al cocay, no vaya a ser que un día los engañe con su luz.

*Mayab: Nombre dado por los mismos mayas a el territorio que hoy se denomina península de Yucatán ubicado en la parte oriental de México