Saltar al contenido

La Creación del Fuego

En el comienzo del mundo, era el Oso quien era dueño del fuego. El Fuego calentó al Oso y a su gente en las noches frías y les dio luz cuando estaba oscuro. El Oso y su gente llevaban el fuego con ellos a donde quiera que fueran.

Un día, el Oso y su gente llegaron a un gran bosque, donde encontraron muchas bellotas en el suelo. El Oso puso fuego en el borde del bosque, y él y su gente comenzaron a comer bellotas. Las bellotas estaban crujientes y sabían mejor que cualquier otra bellota que él y los suyos hubieran comido antes. Vagaron cada vez más lejos del fuego, comiendo las deliciosas bellotas y buscando más cuando el suministro de bellotas se reducía.

El fuego ardió alegremente por un rato, hasta que se consumió casi toda su madera. Comenzó a humear y parpadear, luego disminuyó y se fue apagando. El fuego estaba preocupado, y empezó a gritar. «¡Aliméntame! ¡Aliméntame!». El Fuego le gritó al Oso. Pero él y su gente habían vagado profundamente en el bosque, y no oyeron los gritos del Fuego.

En ese momento, el Hombre vino caminando por el bosque y vio el pequeño y parpadeante Fuego. «¡Aliméntame! ¡Aliméntame!» El Fuego lloraba con desesperación.

«¿Cómo debería alimentarte?» pregunto el Hombre. Pues nunca antes había visto Fuego.

«Con palitos y madera de todo tipo», explicó el Fuego.

El hombre recogió un palo y lo apoyó en el lado norte del Fuego. El fuego envió sus llamas azul-naranja que parpadeaban por el costado del palo hasta que comenzó a arder. El hombre recibió un segundo palo y lo colocó en el lado oeste del fuego. El fuego, alimentado por el primer palo, ardía más brillante y se estiraba más alto y reclamaba ansiosamente el segundo palo. El hombre recogió un tercer palo y lo colocó en el lado sur del Fuego y colocó un cuarto palo en el Este. En este momento, el Fuego estaba saltando y bailando de deleite, y su hambre satisfecha.

El hombre se calentó junto al Fuego llameante, disfrutando de los colores cambiados y del sonido de siseo y chasquido que el Fuego hacía mientras comía la madera. El Hombre y el Fuego estaban muy felices juntos, y el Hombre alimentaba con palos al Fuego cada vez que tenía hambre.

Mucho tiempo después, el Oso y su gente regresaron al borde del bosque en busca del Fuego. El fuego estaba enojado cuando vio al Oso. Brilló hasta que estaba al rojo vivo y tan brillante que el Oso tuvo que protegerse los ojos con ambas patas. «¡Ni siquiera te conozco!» grito el Fuego al Oso. El terrible calor del Fuego alejó al Oso y su gente, por lo que no pudieron recogerlo y llevárselo.

Y ahora el Fuego le pertenece al Hombre.

Un mito de la tribu de Alabama 
relatado por S.E.Schlosser