Saltar al contenido

La Masacre de Wounded Knee


La Masacre de Wounded Knee
– Tribu Dakota

A finales del Siglo 19 se produce un despertar espiritual entre los indígenas nativo americanos. La década de 1880 son años en que las tribus pugnan entre el mantenimiento de sus culturas y costumbres y la integración al mundo de los blancos.

Las tierras comunales que habían sido dadas en propiedad a las familias de los indígenas, empiezan a ser vendidas por algunos de ellos, y se rompe la unidad territorial de las reservaciones, con las tierras intercaladas de propiedades de los blancos.

Se instauran escuelas para “integrar” a los niños, donde se prohíbe el uso del idioma indígena y la práctica de sus costumbres. Algunos niños son entregados a familias blancas para su “educación”.

El regreso del búfalo

En 1890 el chamán indígena paiuta Wovoka comenzó a predicar un mensaje espiritual que prometía la restitución del mundo de los indígenas como era antes de que llegara el hombre blanco, y que el búfalo, prácticamente exterminado regresaría a las praderas.

El mensaje de Wovoka recuperaba para su cultura la comunicación con los antepasados. Los nuevos rituales incluían danzas llamadas a inducir visiones. Los nativo americanos, principalmente los lakota, de la reservación de Dakota, hicieron de estas enseñanzas un movimiento de resistencia contra el control del hombre blanco.

Así creció el movimiento de la Danza del Espíritu (Ghost Dance) por toda la región de las praderas y el Valle Central.

Los blancos veían atemorizados este movimiento rebelde y espiritualista.

En la mañana del 29 de diciembre de 1890, el ejército exigió la rendición de todas las armas sioux. En medio de la tensión, sonó un disparo, posiblemente de un valiente sordo que no entendió las órdenes de su jefe de rendirse.

La Séptima Caballería, el regimiento reconstruido por George Armstrong Custer, abrió fuego contra los Sioux. El jefe local, BIG FOOT, recibió un disparo a sangre fría mientras se recuperaba de una neumonía en su tienda. Otros fueron derribados mientras intentaban huir. Cuando el humo se disipó, casi todos las 300 personas entre hombres, mujeres y niños estaban muertos. Algunos murieron instantáneamente, otros murieron congelados en la nieve.

Esta masacre marcó el último enfrentamiento entre los nativos americanos y el ejército de los Estados Unidos.

El Lugar de los hechos

Un 29 de diciembre de 1890, el Jefe Big Foot, con su Minneconjou y Hunkpapa un grupo de 106 guerreros, 250 mujeres y niños Sioux, fueron encerrados en este Flat, rodeado por la septima Caballería de los Estados Unidos (470 soldados), comandado por el Coronel Forsytne.

La «Locura del Mesías» poseía a muchos nativos, que abandonaron las reservaciones cercanas para hacer la danza «Ghost Dance» durante el verano y el otoño de 1890. «Los disturbios» en la reserva de Pine Ridge se debieron en parte a la reducción de las raciones de carne por parte del Congreso, y a la celebración del «Ghost Dance» por los jefes Toro Sentado, Hump, Big Foot, Kicking Bear y Short Bull.

Kicking Bear y Short Bull les dijeron a la tribu (los sioux) que usando «camisas fantasma», los guerreros que bailaban la danza del ghost dance se volverían inmunes a las balas del hombre blanco y podrían desafiar abiertamente a los soldados y colonos blancos, y traer de vuelta los viejos tiempos del gran búfalo y sus rebaños.

El 15 de noviembre de 1890, el agente nativo Roger (Lakota Wokokpa) en Pine Ridge convocó a las tropas militares, y para el 1 de diciembre de 1890, se reunieron miles de «regulares» estadounidenses en esta área del territorio de Dakota.

1890, El Jefe Sitting Bull fue asesinado por el teniente Bullhead de la policía india de Standing Rock. Cuarenta valientes de Sitting Bull escaparon de Grand River y se unieron a la banda del jefe Big Foot en Deep Creek, para acampar y hacer la danza del «Ghost Dance» en el fuerte sur del río Cheyenne, el Jefe Big Foot estaba bajo el escrutinio del teniente coronel Sumner y sus tropas, y el 23 de diciembre de 1890, se les ordenó arrestar a Big Foot por acto hostil. Sin embargo, la banda Big Foot ya se había escabullido silenciosamente del lugar el 28 de diciembre de 1890, sin luchar, el Jefe Big Foot se entregó a la Séptima Caballería de los EE. UU. (Maj. Whitesides). La bandada que lo acompañaba fue escoltada hasta Wounded Knee, acampando esa noche bajo vigilancia.

Los refuerzos de la Séptima Caballería de EE. UU. (Incluida una compañía de Scouts nativos) llegaron a Wounded Knee desde Pine Ridge la mañana del 29 de diciembre de 1890. El Coronel Forsythe tomó el mando de una fuerza de 470 hombres. Se colocó una batería de cuatro morteros en la colina, con vistas al campamento nativo. La bandada de Big Foot fue rodeada por una línea de soldados de infantería y caballería.

El Jefe Big Foot, enfermo de neumonía, yacía en un lugar cálido provisto por el Coronel Forsy en el centro del campamento. Una bandera blanca ondeaba allí, colocada por los mismos nativos.

Se ordenó a los nativos que entregaran sus armas antes de proceder a marchar a Pine Ridge, el Capitan Wallace con alguno de sus hombres buscaba armas ocultas en los Tipis de la tribu, durante estos actos, el hombre medicina Yellos Bird, camino entre ellos soplando un silbato de àguila incitando a los guerreros a la acción, declarando que las «camisas fantasmas» usadas por los guerreros los protegerían en contra de las balas de los soldados. Se escuchó un disparo y se desató el infierno. Las tropas de infantería dispararon una descarga mortal al Consejo de Guerreros de los nativos, matando casi a la mitad de ellos. A partir de ahí, siguió una lucha sangrienta cuerpo a cuerpo por la desesperación de los nativos que solo iban armados principalmente con palos, cuchillos y revólveres.

Las armas (morteros) dispararon proyectiles explosivos de 2 libras sobre los grupos, indiscriminadamente, matando a los guerreros, mujeres, niños y a sus propios soldados desarmados. Los soldados fueron asesinados por el fuego cruzado de sus cámaras en esta batalla campal.

Los nativos sobrevivientes se precipitaron en desorden salvaje por todo el valle de Wounded Knee para refugiarse, pero la persecución por la séptima Caballería resultó en la muerte de más hombres, mujeres y niños, lo que hace que esta batalla se denomine la «Masacre de Wounded Knee».

Una hora después, 146 hombres nativos, mujeres y los niños yacían en el valle de Wounded Knee. Los cuerpos de muchos estaban totalmente mutilados, ya que las tropas dispararon una descarga mortal con los morteros a dos millas de la escena del encuentro. Veinte soldados fueron asesinados en el campo, y dieciséis más tarde murieron de heridas en la batalla. Soldados y nativos herido fueron llevados al campamento Pine Ridge.

Cuatro días después, surgió una tormenta de nieve, el ejército abarrotó los cuerpos de los nativos muertos en combate y los enterró en una fosa común en la cima de la colina. Un monumento se erigió en esa tumba.

La Danza «Ghost Dancing» se terminó con este encuentro. El campo de batalla de Wounded Knee es el sitio del último conflicto armado entre los nativos sioux y el ejército de los Estados Unidos.

Libros, Videos y Películas han sido hechas en memoria a ese suceso: