Saltar al contenido

Los dos hombres que cambiaron las cosas

Cuando los Animales y Aves fueron creadas

Los Nativos Americanos que viven en el punto más alejado de la esquina noroeste del estado de Washington solían contar historias, no sobre un creador, sino sobre «los dos hombres que cambiaron las cosas». Lo mismo hicieron sus parientes cercanos, que vivían en la isla de Vancouver, al otro lado del Estrecho de Juan de Fuca.

Cuando el mundo era muy joven, no había personas en la tierra. Tampoco había pájaros ni animales. No había nada más que hierba, arena y criaturas que no eran animales ni personas, sino que tenían algunos de los rasgos de ambos (personas y animales).

Entonces los dos hermanos del Sol y la Luna vinieron a la tierra. 

Sus nombres eran Ho-ho-e-ap-bess, que significa «Los dos hombres que cambiaron las cosas». Vinieron para preparar la tierra para una nueva raza de personas, los Makah (nativos de esa región). Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas llamaron a todas las criaturas hacia ellos. Algunos los cambiaron en forma animales y pájaros. A algunos otros los cambiaron en forma de árboles y plantas más pequeñas.

La creación de la Foca

Entre los animales había uno conocido por ladrón, ya que siempre robaba comida de las criaturas que eran pescadores y cazadores, a esa criatura, Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) lo transformaron en Foca; Acortaron sus brazos y le ataron las piernas para que solo sus pies pudieran moverse. Luego arrojaron a la Foca al océano y le dijeron: «Ahora tendrás que pescar tu propio pescado si quieres comer algo».

La creación de la Garza Azulada

Una de las criaturas era un gran pescador; Siempre estaba en las rocas o caminaba con su larga lanza de pesca, la cual mantenía lista para arrojarlo a algunos peces, siempre llevaba una pequeña capa, redonda y blanca sobre los hombros. Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) lo transformó en la Garza Azulada (Great Blue Heron). La capa se convirtió en las plumas blancas alrededor del cuello de la Garza y la larga lanza de pesca se convirtió en su pico afilado.

La creación del Martín Pescador (Megaceryle alcyon)

Otra criatura, que era un tanto pescador y otro tanto ladrón, ya que había robado un collar de conchas. Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) lo transformó en Martín Pescador. El collar de conchas se convirtió en un anillo de plumas alrededor del cuello de esa ave, quien sigue siendo un pescador. Él cual mira el agua, y cuando ve un pez, se zambulle de cabeza con un chapuzón en el agua.

La creación del Cuervo y la Corneja

Dos criaturas tenían un gran apetito. Devoraban todo lo que podían encontrar. Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) los transformó, a uno de ellos en Cuervo y transformaron a su esposa en Corneja. Tanto Cuervo como la Corneja recibieron fuertes picos para que pudieran desgarrar su comida. Ahora el Cuervo croa «¡Cr-r-ruck!» y la Corneja responde con un fuerte «¡Cah! ¡Cah!»

La creación del Visón

Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) llamaron al hijo de Bluejay (arrendajo) y le preguntaron: «¿Qué deseas ser: un pájaro o un pez?»

«Yo no quiero ser ni uno ni otro», respondió.

«Entonces te transformaremos en Visón. Vivirás en tierra, pero comerás los peces que puedas pescar en el agua o que puedas recoger en la orilla».

La creación de los bosques y àrboles

Luego, Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) recordó que la gente nueva necesitaría madera para muchas cosas.

El tejo

Llamaron a una de las criaturas y dijeron: «Los indios querrán madera dura para hacer arcos. Querrán madera dura para hacer cuñas, de modo que puedan partir troncos. Eres duro y fuerte. Te transformaremos en el tejo «.

Llamaron a algunas pequeñas criaturas a ellos. «La gente nueva necesitará muchos brotes delgados y rectos para las flechas. Serás el bosque de flechas. Serás blanco con muchas flores a principios del verano».

El Cedro

Llamaron a una criatura grande y gorda para ellos. «Los indios necesitarán grandes troncos con madera blanda para poder hacer canoas. Ustedes serán los cedros. Los indios harán muchas cosas de su corteza y de sus raíces».

El Abeto

Los dos hombres que cambiaron las cosas sabían que los indios necesitarían madera como combustible. Entonces llamaron a una vieja criatura. «Eres viejo y tu corazón está seco. Harás un buen encendido, porque tu grasa se ha endurecido y se convertirá en brea. Serás el abeto. Cuando envejezcas, siempre harás madera seca que será buena para incendios «.

La Cicuta

A otra criatura le dijeron: «Tú serás la cicuta. Tu corteza será buena para curtir las pieles. Tus ramas se usarán en las cabañas de sudor (INIPI)».

El Àrbol de manzanitas

Una criatura con mal genio se convirtieron en un àrbol de manzanitas, diciendo: «Siempre llevarás fruta agria».

El Cerezo

Otra criatura que cambiaron también fue al cerezo silvestre, para que las personas nuevas tuvieran fruta y pudieran usar la corteza de cerezo como medicina.

El Aliso

Una criatura delgada y resistente que se convirtieron en el aliso, para que la gente nueva tuviera madera dura para sus remos en canoa.

Así, Ho-ho-e-ap-bess (Los Dos Hombres que Cambiaron las Cosas) prepararon el mundo para las nuevas personas que vendrían. Hicieron el mundo tal y cómo era cuando los Makah vivían en él.